Fotografia de Bodas, mas dificil de lo que crees

¿Que es lo que todo fotógrafo iniciado quiere hacer profesionalmente? pues lo mas facil es Fotografía de Bodas. Fácil en el papel. No entrare a los detalles de que se necesita para poder hacerlo de la mejor forma posible, no, voy a ser como el cangrejo, o sea, empezare por atrás. Y en lo que se ha convertido desde que las cámaras fotográficas se han vuelto ubicuas y cualquiera quiere SU FOTO de la novia o del novio o de ambos, es en una pesadilla para el fotógrafo profesional contratado para tal evento (prometo que en mi próxima boda tomare fotos de TODOS LOS INVITADOS que llevan una cámara de fotos a la boda y en cualquier momento de ella tienen la grandiosa idea de tomar SU FOTO para su recuerdo personal)

Y esto se ha convertido en un problema mayúsculo. Para mi como Fotógrafo Profesional contratado para hacer las tomas (no, no me preocupa la competencia, sino la libertad con la cual todos creen tener el derecho de ponerse delante mio… si, DELANTE MIO para obtener la mejor toma) y para los novios, porque ocurren dos cosas, demoran muchísimo mas un evento que de por si es largo y estresante, y segundo, llega un momento que hasta los mismos novios SE CANSAN de tener que esperar a que todos los que han llevado una cámara, sea esta semiprofesional, compacta o celulares (si… hasta celulares entran en el juego) y si no dicen nada y siempre están con una sonrisa, es por deferencia y porque… bueno, son sus invitados. Pero como dije, es tan exasperante este tema que hasta ellos mismos pierden la paciencia muchas de las veces.

Asi que hay una nueva tendencia, que espero que se propague por mi país y por mi ciudad, que es la de que LOS NOVIOS expresamente piden que nadie lleve una cámara de fotos… claro… eso implica a que algunos aun así hagan caso omiso, o peor (para los novios), se sientan ofendidos ante semejante pedido.

Como Fotógrafo específicamente pongo en el contrato que, aunque las cámaras (de buena gana y por ahora) son bienvenidas, pongo la salvedad de que los invitados se abstengan de interrumpir mi trabajo creativo, pero claro, eso en la practica es letra muerta. La otra opción es blindarme y específicamente pedir que NADIE tome fotos de la boda, pero ahí yo me convierto en el malo de la película. Prefiero una opción intermedia y una responsabilidad compartida. Conversar con los novios, quedar de acuerdo que es lo mejor para todos, y cumplirla al pie de la letra, pero eso es un problema ya de caracteres y de buenas intenciones (no mio, a mi me da igual porque no conozco a nadie de los invitados) sino para los novios.

Y hay ocasiones en la que nos ponemos de acuerdo para evitar estar cosas, novias diciendo “quiero que la boda transcurra lo mas rápido posible para luego pasar a los salones y seguir con las formalidades” pero la realidad es otra. Por que llegado el momento del final de la ceremonia, hay (y no miento) minimamente entre 20 a 30 personas peleándose por ponerse delante de los novios y llevarse SUS TOMAS (alguno ha visto alguna vez la horda de fotógrafos en la alfombra roja de Holliwood para la entrega de los oscares??? pues esa es una buena analogía de lo que sucede y se ve al final de la ceremonia) Mientras los novios intentan poner la mejor de las caras posibles y tratar de mostrar la mejor de las sonrisas (una sonrisa que poco a poco se convertirá en rictus de molestia)

La vida real supera a la ficción a veces dicen. Pues una boda puede ser una serie de eventos sin control, gracias a LOS INVITADOS.

Por ahora, no hay solución a este problema (y eso que en mi país no todos tienen cámaras fotográficas, que en USA y Europa debe ser una pesadilla esto), ¿algun dia la habra? ¿Alguien es lo suficientemente valiente para ponerle el cascabel al gato?

Yo lo haría con gusto.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *